Beber agua es una de las acciones más saludables y necesarias que todos debemos realizar diariamente. Por eso, es fundamental que, por ejemplo, exista un dispensador de agua para la oficina. En este caso, lo que se logrará es que se puedan conseguir todos los beneficios que trae consigo el beber aquella en el trabajo:

• Es una forma de que durante las ocho horas que pasan en su puesto laboral, los empleados puedan estar en todo momento hidratados.

• Permite que las personas que están dejando el tabaco puedan pasar el rato de ansiedad tomando agua.

• Aumenta el nivel de energía del trabajador.

• Es importante a la hora de reducir el nivel de estrés, que aumenta cuando alguien está deshidratado.

• El tener un dispensador de agua para la oficina permite que los empleados al tomar aquel líquido eliminen toxinas y mantengan bajo control su peso.