El agua mineral natural procede de la lluvia o de la nieve que drena la tierra. Cuenta con unas características únicas gracias a la pureza de su origen: es bacteriológicamente sana y posee una composición de minerales completa.

Según las rocas por las que transcurra o la profundidad del acuífero, cada agua mineral presenta una composición mineral distinta y única. Contar con un dispensador de agua mineral en el trabajo es una gran idea para hidratar a los trabajadores de la forma más sana y natural posible, por ejemplo.

El agua mineral llega al consumidor tal y como brota del manantial, sin ningún tratamiento adicional. Durante su envasado se siguen estrictos protocolos de seguridad para que el agua se mantenga pura y conserve todas sus propiedades intactas, motivo por el cual no necesitan ningún tipo de depuración adicional. Una máquina dispensadora de agua, ya sea en el trabajo o en el hogar, es la forma más cómoda y sana de poder disfrutar del líquido elemento.