Hay que beber dos litros de agua al día para mantenernos hidratados. Hay personas a las que no les cuesta trabajo: tienen una fuente de agua mineral en casa o en el trabajo y van a ella mucho, hidratándose a lo largo del día. Otras personas prefieren beber agua sólo en las comidas porque dicen que adelgaza. Y hay quienes tienen la opinión contraria: beber agua mientras se come es malo para la digestión. ¿Quién tiene razón? Todos en parte, veamos por qué.

Para empezar, el agua mineral no engorda, no tiene calorías. Así que da igual beberla antes, durante o después, que el aporte calórico va a ser el mismo. Sin embargo, es cierto que al tomarla durante la comida hace que nos saciemos antes, por lo que comeremos un poquito menos. Por esta parte podría decirse –entre comillas– que el agua ayuda a adelgazar. Por eso, beber de una fuente de agua minerales bueno si buscamos saciarnos pronto.